RED DE AGUA

La Urbanización de Puentelasierra es propietaria de la instalación de la red de agua sanitaria de la Urbanización. En la actualidad nuestra red de abastecimiento está realizada en tuberías de fibrocemento y con una antigüedad de 45 años aproximadamente. Gracias al mantenimiento y renovación constante de la misma, esta instalación está actualizada parcialmente con la sustitución de la práctica totalidad de llaves generales e individuales, así como de los tramos con mayor frecuencia de averías.

Desde el año 1999 mediante la firma de un Convenio, la comercialización de los contadores individuales se realiza directamente por el Canal de Isabel II.

Son muchas las dudas y preguntas en referencia a nuestra instalación, por lo que intentaremos despejar cada una de ellas en este apartado:

¿Quién es el propietario de la instalación?

La Asociación de Propietarios de Puentelasierra Junta de Compensación, lo que quiere decir los propietarios de las parcelas.

¿Quién se encarga de su mantenimiento renovación y reparación?

Igualmente, la Asociación de Propietarios de Puentelasierra Junta de Compensación, mediante su personal de mantenimiento.

¿Nos tenemos que preocupar por el amianto de las tuberías de fibrocemento?

En primer lugar, debemos aclarar que no hay ningún estudio que pueda afirmar que el amianto diluido e ingerido sea cancerígeno. Por otro lado, debemos tener en cuenta que independientemente del amianto de nuestra propia red de distribución, la red general del Canal de Isabel II, hasta la entrada a nuestra urbanización, así como de la totalidad del territorio nacional es igualmente de amianto.

No obstante, recientemente, en julio de 2018, por parte del Consejo, se han realizado mediciones puntuales mediante laboratorio acreditado ENAC, en diferentes puntos de nuestra red interna y se ha podido constatar que absolutamente todos los parámetros medidos están por debajo de los niveles exigidos de calidad, incluido como no, el nivel de fibras de amianto por mililitro que ha sido imperceptible.

Dicho esto, tenemos un agua de excelente calidad.

¿Esta nuestro personal de mantenimiento debidamente formado y acreditado para la manipulación de las tuberías de fibrocemento con fibras de amianto?

Si, nuestro personal de mantenimiento ha realizado el preceptivo curso de “PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES PARA TRABAJADORES EXPUESTOS A POLVO DE AMIANTO” y está formado y capacitado tanto para realizar con total seguridad los trabajos de reparación y sustitución de tuberías de nuestra red de abastecimiento de agua, como de alcantarillado.

¿Quién distribuye y factura el agua?

El canal de Isabel II, mediante el convenio firmado en 1999, por el cual los contadores pasan a ser propiedad del Canal. Igualmente se estipula la instalación de un contador a la entrada de la Urbanización mediante el cual se cobrará a la Asociación de propietarios la diferencia entre la lectura de dicho contador y la suma total de los contadores individuales.

A VUELTAS CON EL CANAL DE ISABEL II

        Existe una lógica preocupación en muchos de nuestros vecinos y copropietarios, con el tema de nuestro abastecimiento de agua.

        Preocupación que se acentúa porque, en los últimos tiempos, un grupo de vecinas se ha empeñado en complicar y desinformar sobre las consecuencias de una presunta decisión por parte del Canal de suprimir la distribución, debido a la elevada deuda que, según el propio Canal, la Urbanización tiene con ellos.

        Este Consejo, como hemos informado, no va a mantener, ni una vez más, confrontación con ningún vecino que desee crear confusión y alarma entre nosotros.

        De acuerdo con lo comunicado en la Asamblea en la que este Consejo fue elegido por mayoría absoluta, toda la información que el Consejo obtenga debido a las gestiones que se vienen realizando, se trasladará a los vecinos a través de esta página web o por comunicación directa cuando el tema lo requiera.

        Todos los bulos o fakes news que otras personas insisten en propalar, serán de la exclusiva responsabilidad de éstas, sin que el Consejo opine o desmienta, para no eternizar un debate falso y cansino que no interesa a nadie salvo a ellas.

LA VERDADERA HISTORIA DEL CANAL Y PUENTELASIERRA

Para conocimiento de ustedes, hacemos un sucinto relato de todo lo acaecido desde 1999 hasta nuestros días. Las historias sobre el Canal en Puentelasierra son infinitas y por serlo nos vamos a centrar en aquellos puntos, los más destacados, para no hacer este informe eterno y aburrido.

4 de julio de 1999. Firma de Convenio de colaboración  comercial entre Puentelasierra y el Canal, que sustituye a la antigua entidad suministradora Casrama ((Consorcio de Abastecimiento de Agua y Saneamiento de la Sierra de Guadarrama), que ha sido la encargada del suministro hasta la fecha. 

        Cualquier propietario que no tuviera suministro de agua hasta ese momento, debe contratar directamente  con el Canal, abonando todos los derechos de contratación. Se instalan los nuevos contadores, cuya lectura y mantenimiento serán por cuenta del Canal, si bien existe un párrafo envenenado que señala que en el caso de que se produzca una diferencia entre los consumos marcados por el contador general del depósito de distribución y la suma de los consumos de los copropietarios y servicios, esta diferencia debe ser abonada por la Urbanización. Si ésta no hace frente al pago, el Canal repartiría su importe por partes iguales entre todos los los vecinos. 

20 de septiembre de 2002. Han pasado tres años y los problemas de las urbanizaciones se manifiestan cada día más acuciantes. Los representantes informan, ante la manifiesta desidia del Ayuntamiento,  que la Alcaldesa nos les hace caso (recepción, agua, etc.) y que, por tanto, han suspendido unilateralmente la reunión que tenían prevista para el día 21.

25 de octubre de 2002. La Alcaldesa, por fin,  recibe a los presidentes de las urbanizaciones, quienes le reclaman la recepción de las urbanizaciones, los problemas con el Canal, a lo que ella contesta que las recepciones se van a hacer en breve y promete el arreglo de las depuradoras. Nunca cumplió su promesa.

16 de enero de 2003. Puentelasierra firma un plan de actuaciones previas para la redacción, ejecución y financiación del proyecto de Red de Distribución, que no fue aceptado por el Canal hasta tanto no se estuviera al corriente de pago de las diferencias de consumo, que ya se vienen produciendo. La misma historia.

4 de abril de 2004. El Canal comunica a la Urbanización que se ha dado orden para que la redacción del Convenio esté concluida antes del próximo 15 de mayo.

27 de junio de 2004. El texto enviado por el Canal se lleva a la Asamblea general, donde es rechazada su lectura, pues no ha sido enviado previamente a todos los vecinos. El Presidente pide disculpas por el error y se acuerda celebrar nueva Asamblea en 15 días.

11 de julio de 2004. Se aprueba el Convenio elaborado por el Canal en el mes de abril pasado, tras un animado debate en la Asamblea Extraordinaria de la Urbanización y se informa que el Ayuntamiento lo aprobará en el Pleno del 15 de julio. Se aprueba también la cancelación de la deuda por diferencias con el Canal, mediante una derrama, con un coste por parcela de unos 300 euros, que fue abonada por todos los propietarios, en seis cuotas de 52 euros.

7 de septiembre de 2004. El Ayuntamiento paga el importe del Plan Director de Renovación de Redes de Puentelasierra, elaborado por el Canal, por un importe de 31.656,49 euros y aprueba el Convenio que la Urbanización ya había aprobado el pasado 11 de julio.

16 de noviembre de 2004. Se aprueba el Real Decreto Legislativo, con el texto refundido de la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios, en el que se recoge la trasposición de las directivas de la Comunidad Europea sobre la materia.

        Dicho texto permite a cualquier usuario desistir de su contrato y, subsidiariamente solicitar su nulidad, que es lo que aconsejó el abogado en su informe de marzo del 2009, como se recoge más adelante.

5 de abril de 2005. Pese al tiempo transcurrido, todo sigue igual y en esta fecha, la Urbanización suscribe con el Ayuntamiento un Convenio de gestión técnico-comercial del servicio de distribución del agua.

6 de abril de 2005. A continuación, el Canal suscribe con el Ayuntamiento, un Convenio de gestión técnico-comercial del servicio de distribución que, a continuación, sustituye por otro en el que se incluye la renovación de la red de infraestructuras internas de Puentelasierra. La Presidenta de la Junta visita en esos días el Canal y ofrece la aceptación del Convenio, con financiación de la Urbanización, a pagar en un plazo de diez años, a cambio de anular el contador general de suministro, causa de todos los problemas.

17 de mayo de 2006. Se propone una vez más el Convenio de Gestión técnico-comercial de la distribución, con renovación de la red interna entre el Ayuntamiento, el Canal de Isabel II y la Urbanización Puentelasierra. El Convenio se registra en el Ayuntamiento este dia.

21 de mayo de 2006. Se celebra Asamblea extraordinaria para ratificar el texto y su presentación, lo que se aprueba por mayoría absoluta. A continuación el Convenio es informado por la Secretaría del Ayuntamiento el día 2 de Junio e informado por la Intervención municipal, que espera sea ratificado en el Pleno a celebrar el próximo 13 de julio.

27 de mayo de 2007. Se celebran elecciones municipales y la candidata del PP, que las ganaría con el 45 % de los votos, promete como estrella de su programa, que llevará a efecto la renovación total de la red de distribución de agua de las urbanizaciones, a un coste cero para los propietarios. El asunto, asegura,  estaba muy estudiado y supondría una inversión de unos trece millones de euros.

        Dos años después -2009- sin que nada se haya cumplido, la alcaldesa se reúne con los Presidentes de las urbanizaciones y el Canal. El objetivo es presentar una propuesta de Convenio -¡otra más!- para la renovación de la red de agua de las urbanizaciones, cuyo costo será pagado por éstas. Una vez ejecutadas las obras por el Canal, serán recepcionadas por el Ayuntamiento que, a continuación, las entregará al Canal para que se haga cargo de su mantenimiento.

        A finales de 2008, la Comunidad de Madrid había aprobado una ley que establecía la voluntad de privatizar el Canal, con lo que de llevarse a cabo la pretensión descrita líneas arriba, los propietarios habríamos pagado una obra que hubiera acabado en una empresa privada. Recordemos que el Vicepresidente de la Comunidad era el señor don Ignacio González, a su vez presidente del Canal. Afortunadamente aquella ley nunca llegó a ejecutarse.

1 de marzo de 2009. Asamblea en la que se informa que el 3 de febrero, el Presidente del Consejo ha visitado el Canal para ofrecer un nuevo Convenio, pero la respuesta del Canal es que no estudiará nada hasta que se acuerde la forma de cobrar la factura impagada por la Urbanización, que hasta el momento, según el Canal, supera los 250.000 euros.

        El abogado de la Urbanización informa que la legislación del Canal, que regula los suministros de contadores individuales, obliga al mismo a llevar el agua hasta el contador de cada vivienda.

        Plantea tres alternativas:

        1. Pagar al Canal la deuda reclamada y a continuación firmar el Convenio, según el cual este organismo  haría las obras de sustitución de la red cuando a él le viniera en gana, estableciendo un canon para la financiación de dichas obras, que pagarían los copropietarios.

        2. No hacer nada y esperar a que el Canal pretenda cobrar la factura que se produce por las irregularidades de lectura.

        3.  Instar al Canal la declaración de nulidad del contrato de suministro que, en su opinión, es la más favorable para nosotros.

        Conviene informar en este punto que las incongruencias del Canal son constantes, llegando a irregularidades como la de facturar en alguna ocasión, por estas supuestas diferencias, unos 69.000 euros que días después corrige para facturar solo 11.000.

31 de enero de 2010. En la nueva Asamblea se informa que se llevó a cabo lo sugerido por el señor letrado y en consecuencia se presentó el escrito de desistimiento del contrato con el Canal. El Canal contestó que el desistimiento no era posible, pues ello supondría privar del servicio de agua a la Urbanización y, por tanto a todos los consumidores individuales de la misma, o lo que es lo mismo, el Canal no puede cortar el agua a ningún vecino que pague los recibos que el Canal les pasa al cobro.

        También se planteó que el Canal lleva incumpliendo el contrato original, 4 de julio de 1999, en el que se estableció que se repercutiría a cada propietario la parte proporcional del costo de la diferencia entre el contador del Canal y las mediciones de los propietarios. Ello parece indicar que el problema no está claro para nadie.

23 de marzo de 2013. En esta Asamblea, la concejala Sra. Villanueva informa sobre el Convenio firmado por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Valdemorillo, que afecta a la distribución y tarifas del suministro de agua. Ese Convenio fue rechazado por varias urbanizaciones, por lo que el Canal, otra vez, dio marcha atrás y no se llevó a cabo.

        Hace ya cuatro años que la Urbanización envió el escrito de desistimiento, al que el Canal contestó con la imposibilidad de llevarlo a cabo sin que hayan existido más conversaciones al respecto.

        Lo único claro y concreto es que el Canal ha seguido contabilizando deuda que no procede del consumo realizado, sino de los problemas que conlleva la mala lectura realizada por dicho organismo, que no ha buscado nunca una solución a la misma.

29 de marzo de 2014. En la Asamblea de este día, a la que asiste la concejala señora Villanueva, se informa de que el Consejo actual discrepa del letrado en cuanto al pago de la deuda con el Canal, ya que es posible que éste no acepte negociar un nuevo Convenio salvo que se cancele dicha deuda. El anterior fue impugnado tras su publicación en el BOC en agosto de 2012. Por lo que se propone negociar tanto la cantidad a pagar como la forma menos gravosa del pago.

        En el trascurso de este verano, el Canal ha registrado un salto de 56.000 metros cúbicos, por un importe de 114.000 euros, sin que en ese periodo haya habido averías que justifiquen tamaña barbaridad.

        Por otra parte, la concejal, señora Villanueva, informa que existe un nuevo Convenio, que todavía no ha sido enviado a las Urbanizaciones y el Presidente avisa de que el Consejo no se comprometerá nunca más en dar fechas para la solución de este asunto, ya que todos los años estamos con la misma cantinela y al final no se llega a nada.

31 de marzo de 2015. En la nueva Asamblea, se reitera que en 1999 se firmó el Convenio de comercialización que rige en nuestra Urbanización, lo que supone que todos y cada uno de los vecinos tiene un contrato individual con el Canal. Este cambió los contadores y, desde ese momento, es el que lee y mantiene los mismos. No obstante, continúa insistiendo en que hay que pagar la deuda que ahora es de casi 500.000 euros. 

        La postura continúa siendo la misma. No se hablará con el Canal sobre las diferencias existentes, ya que se aprobó en la Asamblea el escrito de desistimiento por lo que en consecuencia no se reconoce la deuda. Todo sigue igual.

23 de marzo de 2019. En la Asamblea celebrada este día,  se comunica que el recién elegido Consejo tiene el propósito de reiniciar conversaciones con el Canal, para explorar la forma de un nuevo Convenio que pueda satisfacer a ambas partes.  La historia interminable.

 

CONCLUSIONES

En contra de lo que han venido expresando un grupo de vecinas mal informadas, la Urbanización lleva 20 años, desde la firma con el Canal -1999- participando en decenas  de reuniones, estudio de Convenios, sesiones de Asambleas de vecinos, etc, llevadas a cabo por un buen número de Consejos muy distintos, sin que hasta la fecha se haya logrado el paso definitivo, como es el cambio de la deficiente  red de distribución de agua en nuestra Urbanización.

        Se han manejado muchos y variados conceptos, distintos e incluso contrarios entre sí. Se han hecho promesas políticas que ninguno de los Alcaldes -parte esencial en este contencioso- han cumplido.

        Podríamos referirnos a lo que significa la aducción y la distribución, que pagamos cada dos meses, concepto este último que expertos en el tema consideran que han producido una deuda del Canal hacia las urbanizaciones de varios millones de euros.

        La discusión es eterna y así va a seguir siendo, porque está claro que el Ayuntamiento de Valdemorillo, con un presupuesto de menos de 11 millones de euros, no va a poder -nunca- hacer frente a la promesa que en pleno periodo electoral hizo una alcaldesa que resultó elegida, sin que sepamos si lo hizo por desconocimiento o engañando a sus electores que fueron muchos.

        Otro punto es el pago de la deuda que el Canal nos exige para cualquier otro acuerdo, deuda que al día de hoy significa unos mil euros por parcela, sin que se haya explicado nunca por qué el Canal, que en 1999 introdujo en el Convenio firmado entonces el cobro de la diferencias por partes iguales entre todos los parcelistas, nunca ha ejercido ese derecho firmado por las dos partes.

        En el recibo bimestral que abonamos por consumo de agua, se establecen dos cargos:

        Aducción, concepto general por que  los usuarios pagamos los pantanos, estaciones de bombeo y suministro de agua.

        Distribución, concepto que engloba la calidad del agua, lectura de los contadores, recibos y el mantenimiento de las instalaciones y las redes. (Este concepto lo estamos pagando desde 1999)

        En su día el servicio de distribución de agua (depósitos, tuberías, válvulas, etc.), se pagó dentro del precio de cada parcela. Era una instalación totalmente nueva y acorde con la legislación entonces vigente, que hemos venido utilizando con sus  altibajos, desde hace cerca ya de cincuenta años.

        Durante todo el tiempo pasado desde aquella instalación hemos pagado -como queda dicho- la tarifa de Distribución (mantenimiento de redes y renovación, además de todas las reparaciones que han sido necesarias).

        Si ahora aceptamos lo que exige el Canal, estaríamos pagando por cuarta vez lo mismo y encima, el Canal pasará a ser propietario de toda nuestra red de abastecimiento una vez concluida. Un regalo.

        El problema da para mucho más, pero consideramos que este resumen -no es otra cosa- puede ayudar a nuestros convecinos a comprender la extrema dificultad que este asunto conlleva y el ingente trabajo que en los últimas veinte años han llevado a cabo los distintos Consejos que por nuestra Administración han pasado, que incluye al recientemente elegido.